web analytics

Bocados de italia

Fb. In. Tw. Be.
Bocas de Italia

Italia – La Republica romana

Italia – La Republica romana

Visitas 52
La Republica romana
⬤ Necesitas 12 minutos para leer este artículo

COMIENZOS DE LA REPÚBLICA ROMANA

Como hemos visto, en 509 el último rey fue expulsado, la ciudad fue asediada por el ejército de Porsenna, se firmó el Tratado de Roma contra Cartago, se iniciaron los Fasti Consolari y se consagró el templo dedicado a Júpiter Capitolino. En realidad, estos acontecimientos son demasiados para un solo año y, muy probablemente, algunos de estos hechos históricos son posteriores. Sólo sabemos con absoluta certeza que el templo dedicado a Júpiter se construyó en el año 509 a.C., hecho certificado por la presencia de una dedicatoria fechada.

Fasti Consolari

Uno de los sistemas utilizados para descifrar la historia de la República romana se basa en el ritual del clavus annalis, que comenzó a utilizarse al año siguiente de la construcción del templo de Júpiter Capitolino. Este ritual consistía en fijar un clavo en la pared de la celda de Minerva cada aniversario de la fecha de la dedicación. El primer clavo se insertó en el año 508 a.C., sólo un año después de la consagración del templo. Los Fasti Consolari (listas anuales con los acontecimientos más importantes anotados por los cónsules) son indispensables para estudiar adecuadamente la historia de la República a partir del año 503 a.C.

La década posterior al 509 a.C. (fecha de la conspiración contra el último rey de Roma, Tarquinio Superbo, cuando éste se encontraba fuera de la ciudad para conquistar Ardea) es un periodo oscuro del que se sabe poco.


Transición de la Monarquía a la República

El periodo de transición de la Monarquía a la República fue seguido por diversas tensiones sociales internas, de las que se aprovecharon las poblaciones vecinas para reducir el control territorial de Roma y lograr su desaparición. A partir de ese momento, durante los primeros setenta años de la República, Roma tuvo que redefinir su identidad en varias ocasiones.

Los primeros años de la República fueron inciertos debido a la confusa situación política de la Urbe. Existían y cohabitaban partidarios de la Monarquía, la República, Porsenna y la Liga Latina. Los artífices de la conspiración del 509 a.C. no habían previsto ninguna fórmula institucional para sustituir a la monarquía.

Los historiadores creen unánimemente que el Consulado (la doble magistratura activa durante la República) no nació inmediatamente después de la expulsión de Tarquinio.

Expulsión de Tarquinio el Soberbio

La tesis comúnmente aceptada sostiene que, en la transición de la Monarquía al Consulado, tuvo lugar una fase intermedia, en la que se nombraba a un praetor maximus (pretor) que ocupaba el cargo durante un año y que posteriormente duplicaba sus funciones. Aunque el sistema binario de cónsules ya se acercaba, los cónsules siguieron siendo nombrados pretores hasta el año 449 a.C., cuando se promulgó la ley Valeria Horatia.

Parece que las supremas magistraturas no fueron monopolizadas por los Pater (es decir, los que controlaban el Senado, el ejército y los sacerdotes desde el principio de la historia de Roma), ya que se conocen casos de plebeyos que ocuparon el consulado hasta el año 485 a.C. El clima de tensión del inicio de la República llevó a las facciones más fuertes a formalizar sus alianzas mutuas.

A partir del año 485 a.C. se asistió a acciones subversivas del patriciado, que llegó a controlar todas las magistraturas civiles y religiosas, excluyendo a los plebeyos de cualquier tipo de responsabilidad en el gobierno.


ORGANIZACIÓN SOCIAL EN LA REPÚBLICA ROMANA

En la cúspide del poder en los inicios de la república de Roma se establecieron dos cónsules, que se encargaban de la organización militar y política, ocupaban el cargo durante un año para que el poder estuviera en manos de una sola persona.

  • Senado
  • Cónsules
  • Patricios
  • Plebeyos

El senado siguió estando formado por los ancianos, cuyo cargo era vitalicio. Se expresaban a través de opiniones y reuniones conjuntas donde se establecían las acciones a seguir por la república. Los cónsules por lo tanto eran guiados permanentemente por los senadores. Bajo los cónsules y la élite gobernante existían los patricios, otra clase, que pertenecía a familias de grandes terratenientes, mientras que todos los demás habitantes pertenecían a la clase plebeya, formada por gente pobre, artesanos y comerciantes. Estas dos clases, por supuesto, no tenían los mismos derechos.

Otra clase era la de los hombres libres, económicamente desfavorecidos que se ponían a disposición de los patricios; al principio, en tiempos de la monarquía, sólo les correspondían con la obediencia, pero durante la época republicana, les correspondían con el voto.

SPQR (Senatus Populusque Romanus o Senado y Pueblo de Roma)

No se atrevieron a rebelarse contra los patricios, porque necesitaban su apoyo, pero otra clase, los plebeyos, finalmente se rebelaron contra la clase patricia, reclamando sus derechos. Comenzaron numerosas peleas y en el 494 a.C., exasperados, los plebeyos abandonaron Roma, retirándose al monte Aventino y amenazando con no volver nunca a la ciudad.

En ese momento los plebeyos llegaron a un acuerdo con los patricios y consiguieron la creación de un nuevo cargo, los tributos plebeyos, que tenían derecho de veto. Un plebeyo fue elegido cónsul, por lo que la paz entre las dos clases sociales estaba a la vista. A lo largo del siglo se crearon también otras magistraturas:

  • Los cuestores, que administraban las finanzas;
  • Los pretores que eran jueces y administraban la justicia;
  • Los constructores que se encargaban de la construcción y edificación de estructuras comunes y edificios;
  • Los censores que se encargaban del censo, es decir, de establecer la riqueza de los ciudadanos y dividirlos en clases.

Todas las clases eran elegidas anualmente, excepto los censores, que eran elegidos cada cinco años.

Los plebeyos vivían en las insulae: en cada piso vivía una familia, estas viviendas tenían pocas aberturas (ventanas), un balcón que daba al patio y una pila en la entrada que servía para recoger el agua de lluvia para uso doméstico.

Existían las domus, viviendas como las insulae, en las que una familia podía tener más de un piso, había más ventanas, un balcón con vistas al jardín y frescos. Por último, estaban las villas, que se caracterizaban por su ubicación: estas viviendas no estaban en el centro, sino en el campo, y a menudo estaban conectadas a granjas o puertos.

Las mujeres no podían votar y tenían un papel marginal, siendo consideradas una posesión del hombre, al igual que los niños y las propiedades. El padre de familia podía decidir la vida o la muerte de sus hijas y también su matrimonio. Las mujeres más apreciadas eran las sacerdotisas, que eran libres. Los romanos adoraban a los dioses, eran los mismos que los griegos por su influencia, pero con nombres diferentes.

Existía un curso de honor (cursus honorum), de modo que antes de acceder a la magistratura los jóvenes romanos debían haber servido en el ejército y ostentar el rango de tribuno militar durante al menos un año, pudiendo llegar a ser cuestor y pudiendo ocupar también otros cargos.


DESARROLLO DE LA REPÚBLICA ROMANA

 

Italia - La Republica romana

 

Su primordial característica era que el imperium o bien poder regio recaía como hemos descrito anteriormente a cargo de 2 cónsules, que actuaban como mandatarios políticos y militares y eran escogidos por una reunión popular por ordenes de un año no prorrogables y asesorados por el Senado, cuyos miembros eran de por vida.

Aunque, desde el comienzo, los monumentos estaban estampados con las iniciales SPQR (Senatus Populusque Romanus o Senado y Pueblo de Roma), originariamente el pueblo tenía poco que decir. Las iniciales aun se emplean y muchos romanos afirmarían que las cosas han cambiado poco.

Como hemos explicado los conocidos como plebeyos (literalmente “los muchos”), la mayoría de los ciudadanos sin derecho a voto lentamente fue logrando privilegios de los patricios en los más de dos siglos siguientes a la fundación de la República. Determinados incluso fueron nombrados cónsules y, de verdad, cara el 280 a.C., gran parte de las distinciones entre los 2 grupos habían desaparecido.

A pesar de ello, el sistema aparentemente democrático era en gran medida oligárquico, con una clase política bastante estrecha (patricia o plebeya) que peleaba por las situaciones de poder en el Gobierno y el Senado.

Los romanos tendían a la improvisación. Roma no se preocupó en acuñar moneda hasta el 269 a.C., aunque sus vecinos etruscos y griegos (después conquistados o aliados) hacía tiempo que disponían de ellas. Los 2 pueblos además llamaron la atención de los romanos por la riqueza de la escritura, que encontraron útil para los documentos y temas técnicos, aunque apenas desarrollaron la literatura.

Finalmente, el panteón griego de los dioses formó los cimientos del culto romano. Se trataba de una sociedad patriarcal y su principal componente era el hogar (familia).

De forma lenta al principio y a un ritmo creciente después, los ejércitos romanos conquistaron la península italiana. Las ciudades-Estado derrotadas no eran anexionadas directamente, sino obligadas a actuar como aliadas: mantenían su gobierno y territorio y a cambio debían proveer tropas al ejército romano cuando se les demandaba.

 

Extensión del Imperio romano

 

Este rasgo parcialmente tolerante fue entre las claves de su éxito. Poquito a poco más, la protección ofrecida por la hegemonía romana incitaba a muchas ciudades a convertirse en aliadas de forma voluntaria. Las guerras en Oriente y contra contendientes como Cartago le dieron a Roma el control sobre Cerdeña, Sicilia, Córcega, la Grecia continental, la península Ibérica, la mayor parte del norte de África y parte de Asia Menor cara el133 a.C.

Conforme el Imperio crecía, además lo hacía su red de “autopistas”. Con las calzadas llegaron otras ideas brillantes: los servicios de correos y las posadas de carretera. Era posible expedir mensajes a cualquier lugar del Imperio en cuestión de días o semanas por medio de mensajeros a caballo. En las casas de postas, los jinetes cambiaban de montura, comían algo y proseguían el camino.

En la segunda mitad del s. II a.C., Roma era la ciudad más importante del Mediterráneo y contaba con 300.000 habitantes. La mayoría eran esclavos o libertos de clase baja que con cierta frecuencia vivían en condiciones precarias. Se levantaban constantemente manzanas de viviendas (sobre todo de ladrillo y madera) a la vera de monumentos inmensos.

Entre los últimos edificios insignes construidos se encuentra el Circo Flaminio, escenario de determinados espectaculares juegos celebrados de año en año. Estos acontecimientos cobraron poco a poco más relevancia para los romanos, que se agolpaban para ver luchas de gladiadores y fieras salvajes.


EL FIN DE LA REPÚBLICA

 

Italia - La Republica romana

 

 

Las grandes conquistas romanas de los siglos III y II a.C. tuvieron profundas repercusiones en la sociedad romana. El aspecto más evidente fue la difusión de la cultura helenística. Esto implicaba tanto un mayor conocimiento del arte, la religión y la filosofía griegas como la adopción de valores individualistas, como el gusto por la riqueza y el lujo.

Esto también provocó una reacción de rechazo por parte de los sectores más tradicionales de la aristocracia romana.

Sin embargo, los cambios más radicales se produjeron en el plano económico y social. Las conquistas de Roma sólo beneficiaron a dos tipos de clases sociales: la nobleza y los caballeros. La nobleza consiguió hacerse con gran parte de las tierras conquistadas. Además, la aristocracia aumentó su influencia política, gracias al senado, que había incrementado sus poderes durante los periodos de guerra. Los Caballeros, por su parte, se enriquecieron realizando dos actividades: el comercio y la gestión de contratos.

Los que se llevaron la peor parte fueron los pequeños propietarios, que se vieron reducidos a vender sus tierras a los grandes terratenientes.

El siglo I a.C. se caracterizó por las guerras civiles entre «Mario y Sula, César y Pompeyo, Octavio y Antonio» y luego por la caída de la república romana y el nacimiento del imperio. Las causas principales fueron los cambios que se produjeron durante el siglo (la formación de los latifundios, la falta de reforma del Estado romano, el empobrecimiento de grandes sectores de la población, etc.). Marius transformó el ejército de reclutas existente en un ejército profesional de soldados pagados.

Esto tuvo efectos devastadores: los soldados ya no eran leales a la república sino a sus generales. Así que cuando los generales quisieron utilizarlos para sus propios fines, los siguieron, y la república se acabó.

Jugurta había subido al trono en Nubidia, un reino fronterizo con Cartago. Esto también fue responsable de la muerte de muchos comerciantes itálicos. En el año 112 a.C., el senado, espoleado por los caballeros, declaró la guerra a Jugurth como castigo por la masacre.

Sin embargo, las operaciones se prolongaron durante años sin éxito, porque los generales se dejaron sobornar y los soldados llegaron a vender armas y bienes al enemigo. En el año 107 a.C. Cayo Mario fue elegido cónsul.

Reformó el ejército, estipulando que cualquiera podía convertirse en soldado, no sólo los romanos que pudieran permitirse comprar armas, sino también los itálicos, los habitantes de las provincias y los que no tuvieran propiedades.

El ejército se convirtió así en una milicia profesional con soldados pagados. Este tipo de ejército, aunque más eficiente, era también una herramienta peligrosa en manos de generales ambiciosos que, fortalecidos por el apoyo de sus legiones, ya no estarían dispuestos a cumplir las órdenes del Estado.

Tras la victoria en la guerra de Jugurth, Marius ocupó el cargo de cónsul durante otros cinco años en los que se fortaleció el partido popular que él juzgaba. También fue proclamado salvador del país tras derrotar a los pueblos cimbrios y teutones.

La nobleza senatorial, sin embargo, no se resignó a la limitación de su poder. La ocasión para debilitar a Mario fue la asignación de tierras a los veteranos que habían servido en su ejército. Tras esta medida, los populares fueron derrotados y Mario decidió retirarse momentáneamente de la vida política.


Cayo Julio César, primer emperador de Roma

Cayo Julio César fue uno de los políticos, líderes y autores más importantes de la historia. Primer emperador de Roma, nació el 12 de julio del año 100 a.C. en el seno de una familia romana ilustre pero no muy rica, la gens Iulia.
De joven, César vivía con su familia en una casa del barrio obrero de Roma, la Suburra, y quizá por ello se puso enseguida del lado de los Popolari, la facción política que defendía lo que quería el pueblo frente a los Ottimati, apoyados por la aristocracia y el Senado de la República de Roma.

En el año 84 a.C. Julio César se casó con la hija de Lucio Cornelio Cinna, un político aliado del representante de los populares durante la guerra civil, Cayo Mario. La nueva relación con una familia popular causó problemas a César durante los años de la dictadura de Sula y decidió marcharse al servicio militar en Asia.

El regreso a Roma y el cursus honorum: En el 78 a.C. Murió Sulla y Julio César regresó a Roma, donde comenzó una carrera como abogado y político, atacando a los Ottimati y convirtiéndose en un importante representante de los populares.

En el año 72 César fue elegido tribuno militar y en este cargo trabajó para restaurar los poderes de los tribunos de la plebe, que Sula había reducido durante su gobierno.

En el año 69 a.C. Julio César fue elegido cuestor y viajó a España donde, según la leyenda, decidió emprender una gran carrera política.

Mientras miraba una estatua de Alejandro Magno, César dijo de hecho: ¿No te parece que hay razón para afligirse si a mi edad Alejandro ya reina sobre tanta gente, mientras que yo aún no he hecho nada notable?

De vuelta a Roma, Julio César se esforzaba por conseguir más poder. En el año 65 a.C. participó en la primera conspiración organizada por Catilina, un noble romano, al final de la cual César debía obtener un papel importante y que fracasó. Cuando la segunda conspiración de Catilina fue descubierta por el abogado Marco Tulio Cicerón en el año 63 a.C., César apareció entre los conspiradores y fue absuelto de los cargos.

En el año 62 a.C. Julio César fue elegido pontifex maximus, cargo por el que se convirtió en protector de la ley y el culto en Roma y en 61 gobernador de la provincia de España además.

César, emperador romano

El primer triunvirato

Julio César aspiraba a ser cónsul y para obtener el apoyo económico y político necesario para ganar el cargo en el año 60 a.C. estableció una alianza estratégica, llamada por los historiadores el primer triunvirato, con dos de los principales líderes políticos de la época:

  • Marco Licinio Craso, el hombre más rico de Roma
  • Gneo Pompeyo, el general con más victorias de la República, que se casó con la hija de César.

En el 59 a.C. Julio César fue elegido cónsul. Julio César fue elegido cónsul y, para ganar el consentimiento del pueblo, aprobó leyes agrarias que asignaban la tierra al público. También hizo que se le confiriera el gobierno de las provincias romanas de la Galia Cisalpina y Narbonense, desde donde inició la guerra para ampliar los territorios de Roma.

Entre el 58 y el 50 a.C. Julio César dirigió una serie de campañas militares contra las tribus galas, germánicas y británicas, que el propio César menciona en De bello gallico.

El Senado envió a Julio César a la Galia para alejarlo de Roma porque se había vuelto demasiado poderoso, pero el joven cónsul pretendía aprovechar la oportunidad en su beneficio: prometió al Senado que triunfaría sobre las tribus enemigas de los romanos y, antes de partir, hizo que dos miembros destacados de los senadores ottimistas, Cicerón y Catón Uticense, se alejaran de Roma para evitar problemas.

Una vez en la Galia, Julio César inició la labor de conquistar completamente la región y ampliar aún más los territorios de Roma.

La revuelta de Vercingetórix y la victoria de César: En el año 58 a.C. derrotó a los helvecios, un pueblo asentado a lo largo del río Rin, que estaba a punto de atravesar el territorio romano de la Galia Narbonense. Entre el 57 y el 55 a.C. Julio César derrotó a los belgas situados en el norte de la Galia y penetró en Alemania y Gran Bretaña para ampliar los territorios de Roma.
En el año 52 a.C., el último acto de la guerra en la Galia fue la revuelta de las tribus galas lideradas por el rey arverno Vercingetórix, que Julio César consiguió sofocar en el año 50 a.C., a pesar de la inferioridad numérica de los romanos.

La Galia se convirtió en una provincia romana: los dominios de Roma se habían ampliado considerablemente, abarcando Europa central, así como España y Oriente.

El triunvirato con Pompeyo y Craso se había disuelto en el 53 a.C. con la muerte de este último y Pompeyo, aprovechando la ausencia de César y con la ayuda del Senado, se había convertido en el amo de Roma.

En el año 50 a.C. el Senado ordenó a César que dejara el mando del ejército y regresara a Roma, pero el conquistador de las Galias, que quería establecer su mando personal y, por tanto, quería reformar las instituciones de la República en sentido monárquico, decidió trasladarse a Roma, pero al frente del ejército que le era fiel.

En el año 49 a.C. cruzó el río Rubicón, que marcaba el límite más allá del cual estaba prohibido que un general se dirigiera a Roma con sus tropas, declarando oficialmente la guerra al Senado y a Pompeyo.

La guerra civil: Cuando comenzó la guerra, Pompeyo huyó a Apulia y luego a Grecia para reorganizar su ejército. Tras ocupar Roma e Italia, César se dirigió a España, donde derrotó a las legiones de Pompeyo antes de volverse contra el propio Pompeyo, que había reunido un gran ejército en el este, derrotándolo en el 48 a.C. en Farsalia. Tras huir a Egipto en busca de protección, Pompeyo fue asesinado por Ptolomeo XIII, un faraón egipcio leal al César.

Entre el 47 y el 46 a.C. César desembarcó en África y Oriente: puso a Cleopatra, una valiosa aliada para Roma, en el trono egipcio y pronunció la famosa frase «veni, vidi, vici» tras su victoria en Zela. En Tapso derrotó a los pompeyanos restantes.

La guerra civil, según relata César en De bello civili, terminó con la batalla de Munda en el año 45 a.C., durante la cual César destruyó las últimas tropas leales a Pompeyo y a la República.

En el año 45 a.C. César se aseguró un heredero adoptando a Octavio y en el 44 a.C. fue elegido dictador vitalicio y se convirtió en el romano más poderoso. Una vez que obtuvo el poder absoluto, comenzó a transformar las instituciones del Estado en una dirección monárquica porque estaba convencido de que Roma ya no podía ser gobernada como una república y que el orden sólo podía ser mantenido por una personalidad fuerte.
César durante su gobierno:

  • Asignación de tierras a agricultores y soldados.
  • incluyó a miembros leales del Senado
  • Reforma del calendario
  • Ampliación del número de ciudadanos romanos otorgando más derechos a todos
  • Fomento de las obras públicas
  • Fortalecimiento de las fronteras y creación de nuevas colonias

La oposición a Julio César por parte de los aristócratas y el Senado aún no se había calmado. El 15 de marzo del año 44 a.C., día de los idus de marzo según el calendario romano, se urdió una conspiración por parte de sesenta senadores opuestos al poder personal de César, que se consideraban guardianes y defensores de la tradición republicana y que estaban liderados por Marco Junio Bruto y Cayo Casio.

asesinato de julio cesar

Se dice que cuando llegó al Senado, Julio César fue rodeado por conspiradores que comenzaron a apuñalarlo. Dándose cuenta de que estaba indefenso y viendo que su hijo Bruto iba en su contra, César se cubrió la cabeza y, antes de morir a los pies de la estatua de Pompeyo, pronunció las palabras:

«Brutus, ¿tú también hijo mío?»

El asesinato de Julio César no salvó la República

Los idus de marzo habían puesto de manifiesto la crisis de valores del Senado y no pudieron borrar el legado dejado por Julio César: la idea de un Estado dirigido por una personalidad fuerte que allanó el camino para el ascenso de Octavio y el nacimiento del Imperio.

BOCADOSDITALIA es una revista de vanguardia, formado por un equipo multidisciplinar de profesionales de la programación la comunicación y el marketing digital, que utiliza las técnicas más innovadoras y la mejor calidad informativa para promocionar la información con temas de actualidad, guías de visita o artículos de historia. Hoy en día, hay muchas revistas que presentan temas únicos, incompletos y demasiado estrechos. En cambio, queremos tratar al lector como un "viajero curioso" que, cuando descubre la noticia, quiere ver todo. Infórmate y descubre con nosotros...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
You don't have permission to register