web analytics

Bocados de italia

Fb. In. Tw. Be.
Bocas de Italia
Italia, el surgimiento de una nación

Italia, el surgimiento de una nación

Visitas 223
Italia, el surgimiento de una nación
⬤ Necesitas 3 minutos para leer este artículo

EL NACIMIENTO DE LA NACIÓN ITALIANA

La Revolución francesa a fines del s. XVIII y el ascenso del emperador Napoleón Bonaparte, alentó en Italia las ilusiones de convertirse en una nación independiente.

Desde los días gloriosos del Renacimiento, sus divididos mini estados habían ido perdiendo poder y estatus en el escenario europeo…

 

Napoleón invade Italia

 

A fines del s. XVIII, la península italiana era poco más que un agotado y retrasado patio de juegos para las grandes potencias.

Napoleón invadió Italia en múltiples ocasiones, poniendo fin en 1797 a la República de Venecia (y a mil años de independencia) y creando el llamado Reino de Italia en 1804, que no era de ninguna forma independiente; no obstante, el terremoto napoleónico hizo que muchos ciudadanos creyesen que un único Estado italiano era posible tras la muerte del emperador.

No iba a resultar tan simple… El reaccionario Congreso de Viena devolvió a todos los gobernantes extranjeros a sus puestos en Italia. El conde turinés Camillo Benso di Cavour (1810 – 1861), primer ministro de la monarquía de Saboya, se convirtió en el cerebro diplomático del movimiento de unificación italiano.

A través del periódico reunificador Il Risorgimento, fundado en 1847, y la publicación de un Statuto parlamentario, Cavour y sus adeptos sentaron las bases de la unidad.

Conspiró con los franceses y se ganó el apoyo británico para la creación de un estado italiano independiente. Su tratado de 1858 con Napoleón III preveía la ayuda francesa en el caso de guerra con Austria y la creación de un reino al norte de Italia, a cambio de partes de Saboya y Niza.

 

tercera guerra de independencia italiana

 

La sangrienta guerra franco – austriaca (además llamada Segunda Guerra de Independencia Italiana: 1859 – 1861), que comenzó en el norte de Italia, condujo a la ocupación de Lombardía y a la retirada de los austriacos a sus posesiones orientales en el Véneto.

Mientras que, el revolucionario Giuseppe Garibaldi había creado la auténtica ocasión para conseguir una unidad plena.

Tomó Sicilia y el sur de Italia en un ataque militar en nombre del rey Víctor Manuel II de Saboya en 1860.

Aprovechando la ocasión, Cavour y el rey ocuparon zonas del centro (como Umbría y Las Marcas) y de esta forma se pudo proclamar la creación de un único Estado italiano en 1861.

 

Giuseppe Garibaldi

 

En los nueve años siguientes, la Toscana, el Véneto y Roma fueron anexionados al joven reino. La unificación quedó completada y en 1871 se creó el Parlamento en Roma.

El turbulento nuevo Estado presenció violentos golpes entre los socialistas y la derecha. Giovanni Giolitti, entre los primeros ministros italianos con la carrera más larga (jefe de cinco gobiernos entre 1892 y 1921), consiguió tender un puente entre los extremos políticos y asimismo instituyó el sufragio masculino mientras que a las mujeres se les negó el derecho al voto hasta la finalización de la Segunda Guerra Mundial.


El imperialismo y sus consecuencias: alianzas y rivalidades

A principios del siglo XX, Italia, país recién industrializado, siguió la misma política imperialista que el resto de Europa.

En 1911 entró en guerra con el Imperio Otomano y consiguió arrebatarle las ventajas económicas de Libia y las islas del Dodecaneso. La adquisición de Libia y las islas del Dodecaneso fue el primer paso hacia el dominio del Mediterráneo oriental. Mientras que Austria-Hungría era el principal adversario en el Adriático, Francia y Gran Bretaña lo eran en esta región.

Esta ofensiva y una ofensiva francesa paralela contra Marruecos en 1912 tensaron las relaciones entre los dos países, y a pesar del acuerdo bilateral de 1902 en el que Francia garantizaba la neutralidad de Italia en caso de ataque alemán o austrohúngaro en virtud del Pacto Tripartito, Italia se acercó cada vez más a Austria y Alemania. En 1881, Italia se convirtió en el primer país del mundo en adherirse al Tratado Tripartito.

Italia firmó nuevos acuerdos militares con estas dos potencias centroeuropeas y, en 1882, renovó el tratado de alianza vigente desde 1718, tras un intento infructuoso de arrebatar Túnez a los franceses, que la habían ocupado en 1881.

La primera se convirtió en una esfera de influencia italiana con el acuerdo de Alemania, mientras que la segunda entró en conflicto con Austria-Hungría. En 1896 se inició una carrera armamentística con este último.

Para reconciliar a los dos países, en 1887 se firmó un acuerdo bilateral por el que los países que operaban en los Balcanes, el Adriático y el Mar Egeo se compensaban mutuamente, y en 1900 se firmó otro acuerdo que prometía mantener el statu quo en la zona.

La crisis bosnia, provocada por la anexión de Bosnia por parte de Austria-Hungría en 1908, dio lugar a nuevas negociaciones entre Viena y Roma sobre los Balcanes, que desembocaron en la confirmación del acuerdo anterior.

Italia también llegó a un acuerdo con Rusia para impedir la expansión austrohúngara en los Balcanes.

Cuando Italia ocupó las islas del Dodecaneso en mayo de 1912, Austria-Hungría no exigió reparaciones ante la insistencia de Alemania.

Cuando se renovó el Tratado Tripartito el 5 de diciembre de 1912, Alemania y Austria-Hungría reconocieron la posesión de Libia por parte de Italia, y Austria-Hungría no exigió reparaciones por la continua ocupación italiana de las doce islas del Dodecaneso.

En ese momento, debido a la crisis provocada por la Primera Guerra de los Balcanes, Austria-Hungría estaba considerando un ataque a Serbia y Montenegro y no quería enemistarse con Italia.

Posteriormente, se evitó la guerra debido a las posibles reacciones rusas a un ataque austrohúngaro en los Balcanes, y porque Alemania no apoyaba a Austria-Hungría.

El conflicto entre Austria e Italia por el control de partes de los Balcanes continuó a lo largo de 1913.

En la Segunda Guerra de los Balcanes, Austria-Hungría se vio de nuevo al borde de la guerra para detener el avance de los serbios, pero Alemania e Italia se opusieron, e Italia exigió reparaciones.

Italia y Austria-Hungría querían dominar el Adriático, controlar la nueva Albania resultante de las Guerras de los Balcanes y aprovechar el colapso del Imperio Otomano.

También siguieron teniendo problemas con la población de habla italiana en los territorios imperiales, situación que se agravó en 1914.

Alrededor de 800.000 habitantes de habla italiana eran ciudadanos del imperio, principalmente en las regiones de Trentino y Trieste, que eran los principales objetivos del nacionalismo italiano.

En abril de 1914, los austriacos capturaron la bahía de Cattaro y ocuparon monte Lovćen, un punto estratégico que controlaba la entrada al Mar Adriático.

A partir de entonces, el acceso al Adriático, a los puertos italianos de la costa oriental y los movimientos de la flota anclada en Venecia dependían del control austriaco de los estrechos del sur…

BOCADOSDITALIA es una revista de vanguardia, formado por un equipo multidisciplinar de profesionales de la programación la comunicación y el marketing digital, que utiliza las técnicas más innovadoras y la mejor calidad informativa para promocionar la información con temas de actualidad, guías de visita o artículos de historia. Hoy en día, hay muchas revistas que presentan temas únicos, incompletos y demasiado estrechos. En cambio, queremos tratar al lector como un "viajero curioso" que, cuando descubre la noticia, quiere ver todo. Infórmate y descubre con nosotros...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
You don't have permission to register