Descubre 8 consejos para la limpieza de la cocina

¡Descubre 8 consejos para la limpieza de la cocina!

Si no sabes por dónde empezar, lee este artículo con información de calidad que empresa de limpiezas Termy nos aporta para una mejora en la limpieza de tu cocina. ¡Sigue estos consejos de limpieza elaborados por nuestros expertos en la limpieza!


  1. Limpia el horno

Limpiar un horno a veces puede ser tedioso, especialmente si no lo limpias con regularidad, o le haces muy poco mantenimiento.

Un horno es como cualquier otra cosa, ¡necesita de mantenimiento! Así que para limpiar el horno fácilmente sin frotar durante horas, puedes usar productos naturales.

En primer lugar, saca las bandejas del horno. Lávalas a la manera clásica, es decir, con una esponja, agua y detergente.

Si las manchas persisten, no dudes en frotar con el lado abrasivo de la esponja para quitar la suciedad. Seguidamente, puedes utilizar un desengrasante para horno o muy bien, si eres de las personas que le gustan limpiar con productos naturales puedes hacerlo con bicarbonato sódico: para ello, toma ¾ de bicarbonato sódico con ¼ de agua, mézclalo y obtendrás una pasta que puedes utilizarla en las superficies grasosas del horno y déjala trabajar toda la noche.

Al día siguiente, con una esponja húmeda, frota para quitar la pasta, ¡tu horno estará como nuevo!

Para limpiar la puerta de cristal, que a menudo está sujeta a huellas dactilares, salpicaduras de grasas u otras manchas de restos de comida, puedes usar una mezcla de vinagre blanco, bicarbonato sódico y agua, frota las manchas visibles de la puerta para eliminarlas.


  1. Limpia el lavavajillas

Limpiar y mantener un lavavajillas es esencial si quieres mantener tus platos limpios y brillantes.

En primer lugar, es necesario adoptar buenas prácticas al utilizar el lavavajillas, es decir, pensar en enjuagar los platos antes de meterlos en el lavavajillas porque los residuos se secarán y se pegarán si no se lavan adecuadamente.

Para limpiar el lavavajillas, nada más sencillo, haz un ciclo de aspiración en el compartimento de las pastillas coloca 2 cucharadas de bicarbonato sódico, junto con eso, añade 2 vasos de vinagre blanco en el lavavajillas. Al finalizar el ciclo, tu lavavajillas estará como nuevo, o también puedes usar jabón para lavavajillas como el Fairy y lejía.


  1. Limpia la vitrocerámica

Para limpiar y desengrasar tu cocina, hay varios métodos disponibles, dependiendo de lo sucia que esté tu cocina. Para evitar arañar la vitrocerámica, que son frágiles, es mejor limpiarlas con una esponja no abrasiva.

Primero, humedece una esponja con agua y jabón. También puedes utilizar un desengrasante para lavar platos, frota las áreas grasosas y luego limpia el exceso con un paño de microfibra seco. Si algunas manchas persisten, entonces usa unas gotas de vinagre blanco en una esponja húmeda y frótalas de nuevo.

Con estas dos técnicas, no deberías tener problemas para hacer que tu vitrocerámica se vea tan bien como la primera vez que la compraste.

Estos métodos de limpieza se aplican tanto a la vitrocerámica como a las cocinas de gas.

Para mantener tu cocina correctamente limpia, no dudes en limpiar después de cada uso, será más sencillo que tener que luchar durante 2 horas para eliminar las manchas de grasa que llevan 3 meses en ella.


  1. Limpia el microondas

Para limpiar un microondas de una manera muy rápida y fácil y sin esfuerzo:

  • Primero, quita la bandeja del microondas y lávala en el fregadero con jabón líquido para lavaplatos.
  • En un tazón, haz una mezcla de agua, unas gotas de vinagre y unas gotas de jugo de limón. Pon el tazón en el microondas durante 3/4 minutos para que se caliente y libere su vapor.
  • Deja la puerta de la microondas cerrada para que el vapor se extienda por todas partes, coge una esponja no abrasiva y frota suavemente sus paredes, todas las manchas deben desaparecer muy fácilmente. Esta técnica es la forma más simple y económica de limpiar tu microondas.

  1. Descalcifica la cafetera

Todos hemos bebido al menos una vez un café con sabor a piedra caliza, ¡no es una forma muy agradable de empezar el día! Hemos solucionado esto y encontrado la solución para descalcificar una cafetera de una manera muy simple.

  • Primero vacía el agua del tanque y reemplázalo con agua y vinagre blanco. Como recordatorio, (el vinagre blanco tiene propiedades descalcificadoras).
  • Haz como si estuvieras preparando un café.
  • Repite la tarea hasta que se acabe el vinagre y se descalcifique la cafetera, sólo tienes que añadir agua y hacer el mismo proceso.
  • Por fin puedes disfrutar de un café, ten cuidado, el primero puede tener un ligero sabor a vinagre. Este proceso funciona en todo tipo de máquinas, ya sea Nespresso, Senseo, Dolce Gusto, etc.
  • Otro truco, ahora para descalcificar la tetera, coloca medio litro de vinagre blanco a calentar y dejar que el vapor actúe durante 1 o 2 horas, luego vacíala y enjuágala con agua. Ahora has descalcificado tu tetera.

  1. Limpieza de azulejos

Para limpiar los azulejos fácilmente sin productos químicos, varios productos pueden ser muy eficaces.

En primer lugar, una y otra vez, el famoso vinagre blanco con sus virtudes limpiadoras a pesar de su olor fuerte.

Para limpiar los azulejos de manera efectiva, utiliza un cubo con agua caliente y vierte vinagre blanco en él y frota los azulejos con la fregona.

Limpieza de azulejos

Si el olor a vinagre persiste, vuelve a lavar una segunda vez, pero esta vez con agua limpia.

Varios productos de venta en supermercados pueden ser igualmente eficaces para la limpieza de azulejos, como el jabón de Marsella y la lejía. Del mismo modo, puedes sustituir el jabón de Marsella por vinagre para obtener un resultado similar.

Según el tipo de azulejo sea liso o rugoso, recuerda utilizar un cepillo suave después de haber colocado el producto de limpieza, por ejemplo: coloca el producto, pasa el cepillo y retira el producto con la bayeta mojada en agua o con un paño húmedo.


  1. Limpia la nevera

En cuanto a la limpieza del refrigerador, en primer lugar, debes saber que es un lugar donde viven muchas bacterias.

Antes de empezar, también es importante saber que es un trabajo tedioso que lleva un poco de tiempo porque primero hay que vaciar la nevera, toda la comida que hay dentro y quitar los cajones y las estanterías, lavarlas con jabón y una esponja.

Antes de empezar a limpiar el interior de la nevera, debes empezar por la parte de arriba y terminar por abajo, si haces lo contrario tendrás que empezar de nuevo.

Hay varias posibilidades para limpiar el interior de tu nevera. El método más eficaz es utilizar productos de venta en los supermercados, como la lejía, también puedes utilizar bicarbonato sódico mezclado con un poco de agua caliente y frotar las paredes de la nevera con un paño limpio, y eliminar el exceso con agua limpia.

Otra técnica es usar zumo de limón empapado en una esponja suave para limpiar, si no tienes vinagre o bicarbonato sódico.

Recuerda que debes limpiar con una esponja, las juntas exteriores de la nevera para evitar olores desagradables en el frigorífico, considera el uso de envases tupperware y bolsas ziplock para almacenar alimentos de olor fuerte como el queso y la cebolla.


  1. Descongela el frigorífico (convencional)

Descongelar el frigorífico no es una tarea doméstica agradable, pero es necesario para el buen funcionamiento de tu nevera.

Por ejemplo, para las personas que utilizan un frigorífico convencional deben saber que una capa de 3 mm de hielo supone  un 30% de sobreconsumo, lo que significa que el congelador trabaja mucho más  y también se desgasta mucho más rápido.

Así que descongelar el congelador es esencial. Para ello, vacía tu congelador y pon tu comida en el fregadero mientras lo limpias.

Hay varias técnicas disponibles, debes entender que, para descongelar fácilmente un congelador convencional, debes suministrarle calor para derretir el hielo.

Así que, pon un tazón de agua caliente en el congelador y ciérralo durante unos veinte minutos, si no tienes paciencia, toma un vaporizador, pon agua hirviendo en él y rocía las paredes congeladas y frótalo, el hielo se derretirá poco a poco.

Al mismo tiempo, utiliza un paño empapado en agua caliente para frotar las paredes. No utilices un cuchillo u otro instrumento afilado para quitar los trozos de hielo, ya que podrías arañar la nevera. En su lugar, utiliza una espátula de madera o de plástico.

Con el vapor de agua caliente, el hielo debe derretirse fácilmente. Ahora que el congelador se ha descongelado, habrá que limpiarlo.

Puedes utilizar lejía o usar una parte de vinagre blanco, una parte de zumo de limón y tres partes de agua y frota las paredes con esta mezcla, utiliza un paño seco para eliminar el producto y evitar que el hielo se vuelva a desarrollar demasiado rápido.

Esta técnica de limpieza te permitirá limpiar, pero también desodorizar tu nevera.

Una cocina limpia tiene muchos otros beneficios además de reducir el riesgo de contaminación y la propagación de gérmenes.

Ten en cuenta nuestros consejos en tus tareas de limpieza. Sigue pensando y perfeccionando tu limpieza con la inspiración de estos consejos ya que obtendrás un excelente ambiente que será tu orgullo.