¿Se puede crear un jardín vertical para restaurantes?

Ideas de diseño para restaurantes

El uso de los jardines verticales en el interior de los restaurantes ayuda a hacer las decoraciones más acogedoras, mejorando la experiencia de los clientes.

Los elementos naturales, además de embellecer los espacios interiores, pueden dar ese toque de frescura y bienestar al entorno, gracias a su capacidad innata de purificar el aire circundante. Gracias a su simplicidad, las plantas se adaptan armoniosamente a la estructura, dando un ambiente muy agradable a los clientes.

La elección de las plantas más adecuadas, y que mejor se combinen con el mobiliario y la iluminación de la única instalación del restaurante, representa un momento fundamental, ya que puede lograr excelentes resultados, haciendo que el restaurante sea único e inimitable.

Con las plantas es posible aislar y dividir zonas y espacios de forma natural. Hay muchas soluciones para adoptar, que además de asegurar un efecto elegante, pueden dar esa originalidad que queda impresa en la memoria del cliente, ya que representa el rasgo distintivo de la propiedad.

Las ventajas del jardín vertical

Una solución para la decoración del restaurante, que seguramente dejará a los clientes sin palabras, es la creación de jardines verticales.

Su realización implica el uso de toda una pared utilizada para el cultivo de plantas específicas. En los jardines verticales se trata de estructurar plantas, asegurando su crecimiento en los paneles de tela mediante las técnicas de hidroponía y recreando las condiciones adecuadas de ventilación e impermeabilización.

Cuando se completa el crecimiento, el efecto se recreará es un conjunto armonioso y elegante de plantas, seleccionadas sobre la base de características específicas que pueden variar de una estructura a otra, como el clima y la ubicación.

Además del efecto estético, que sin duda tiene una importancia fundamental, también es necesario evaluar las ventajas de la creación de un jardín vertical puede ofrecer a los gerentes de hoteles y restaurantes.

En primer lugar, mejora el aislamiento térmico y el consiguiente ahorro de energía. Los jardines verticales, creados tanto para el exterior como para el interior, evitan la luz directa del sol en la pared, evitando el sobrecalentamiento y la propagación del calor en el interior.

Por lo tanto, durante los períodos de verano, cuando las temperaturas internas de los edificios experimentan un aumento mayor debido al efecto del sobrecalentamiento de los muros, será posible reducir significativamente el consumo de energía y de los sistemas de aire acondicionado, aprovechando las características innatas del jardín vertical.

Además, las plantas que componen el jardín contribuyen a mejorar la calidad del aire dentro de las estructuras, actuando como filtros naturales. De hecho, gracias al proceso de fotosíntesis, las plantas absorben sustancias tóxicas y reducen la presencia de polvo fino.

Esta característica es especialmente importante para los restaurantes que surgen en entornos urbanos y podrían verse afectados por la contaminación externa.

Otra ventaja a considerar es la reducción de la contaminación acústica con el jardín vertical se puede, de hecho, reduce el ruido, reduciendo naturalmente la reflexión del sonido en el interior de los restaurantes.

En lo que respecta al mantenimiento y la conservación, el uso de sistemas de riego y fertilización automáticos garantiza unos bajos costes de mantenimiento, así como la posibilidad de tener siempre un cuadro completo de la salud de cada planta.

La estructura básica, finalmente, permite que las plantas sean fácilmente removidas y reemplazadas en caso de sufrimiento pueden ser restauradas.

jardín vertical montado para un restaurante

Esta imagen muestra un ejemplo de un jardín vertical montado para un restaurante. La presencia del elemento verde, que se desarrolla en toda una pared, permite, en este caso, adoptar complementos de decoración mínimos y de color claro, para expresar mejor el aspecto decorativo dado por la amplia gama de especies botánicas seleccionadas para el medio ambiente.

Muy particular es el juego de reflejos que se ha recreado en esta sala. La iluminación se centra exclusivamente en la pared del jardín, cuyas plantas se reflejan en la superficie pulida de los elementos de mobiliario, creando un efecto muy llamativo.

La disposición de un jardín vertical se adapta a cualquier tipo de entorno.

Conclusión

La creación de un jardín vertical en el interior de un restaurante, permite mejorar el impacto estético de la estructura, recreando un espacio verde, vivo y elegante, simplemente insertando un elemento decorativo y de diseño natural, mostrando una particular atención al aspecto «verde«, últimamente muy apreciado por los clientes.