¿Estás pensando en irte de Luna de miel a Italia?

¿Estás pensando en irte de Luna de miel a Italia?

Te proponemos varios destinos para que tu Luna de miel en Italia sea inolvidable

Si has dejado la organización de tu boda a un wedding planner, puedes centrarte  plenamente en buscar los mejores lugares para ir de luna de miel con tu pareja.

Muchas parejas de recién casados eligen Italia, para pasar su luna de miel.

Este territorio ofrece un sinfín de lugares, ricos en arte, cultura, paisajes impresionantes y excelente cocina: ¿Qué más se puede pedir?

Si está pensando en organizar tu luna de miel en Italia, aquí tiene varios lugares fantásticos donde puedes pasar una maravillosa escapada romántica.

Pasear de la mano por las calles históricas de los pueblos antiguos, visitar ciudades artísticas y museos históricos, degustar excelentes platos tradicionales locales, admirar impresionantes puestas de sol y paisajes de cuento de hadas… Esta es la receta correcta para una perfecta luna de miel.

Esto y mucho más es posible en este maravillo país. Para ofrécete una orientación sobre tu viaje, aquí hay varios lugares que no debes perderte para una luna de miel en Italia o para una escapada romántica con tu pareja.


Venecia, Veneto

En el podio, en primera posición,  encontramos: Venecia.

Venecia, situada en más de 100 pequeñas islas en una laguna del mar Adriático. Destino de millones de visitantes, Venecia ostenta el título de la ciudad italiana más bella y  admirada en todo el mundo.

Puede que sea el surrealista paisaje urbano con sus canales, la peculiaridad de los gondoleros, las renombradas escuelas, la famosa Plaza de San Marcos, pero no te podrás resistir al encanto de Venecia. Por eso, si nunca has tenido el placer de visitar Italia, la ocasión adecuada es tu luna de miel.


La Costa de Amalfi y Capri, Campania

Costa de Amalfi

La Costa Amalfitana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde hace más de 20 años, es un destino único en el mundo, con su Amalfi y Positano, Ravello y… Capri, una isla romántica, con un mar cristalino, situada frente al Golfo de Nápoles.

Desde las características rocas de los Faraglioni, hasta la famosa Gruta Azul, descrita por muchos poetas, Capri está llena de muchos lugares sugerentes que no hay que perderse.

Y sobre todo, las apartadas bahías, los jardines de Augusto y el paseo panorámico a Marina Piccola, el pueblo de Anacapri, con sus vistas únicas.

Por último, no te pierdas una buena cena, con vistas al mar, a base de pescado recién pescado: ¡no la olvidarás!


El Lacio, de Roma a Viterbo

¿Cómo no empezar desde Roma, una de las ciudades más históricas y románticas de Italia?

La capital cuenta con un inmenso patrimonio histórico, artístico y cultural, desde el Coliseo hasta la Capilla Sixtina, admirado en todo el mundo.

Entre los lugares más románticos de la ciudad, encontramos la terraza del Pincio, el Aventino, el Jardín de los Naranjos, el Janículo y el Castel Sant’Angelo.

Mientras estés en estos lugares, haz una escapada hasta Viterbo, para admirar el Lago Bolsena, una verdadera joya, que refleja los hermosos paisajes del Lacio.


Toscana: de Florencia a Val D’Orcia

Toscana

La Toscana es famosa en todo el mundo por los monumentos y obras maestras del Renacimiento que enriquecen su capital, los balnearios de Montecatini y Saturnia, la isla de Elba y las playas de Viareggio, la zona del Chianti, con sus pueblos con vistas a los viñedos…

Esta región ofrece innumerables atractivos para los amantes del arte, la naturaleza, el buen vino y la buena comida.

Partiendo de Florencia, la cuna del Renacimiento italiano, se puede llegar al encantador Val D’Orcia, enclavado en las ondulantes colinas de la Toscana.

Aquí, no deje de visitar Pienza (Siena), declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, por su gran importancia artística.


Islas Eolias, Sicilia

Sicilia y sus bellos paisajes son ideales si quiere pasar tu luna de miel en Italia.

Para un viaje aún más singular, vaya a Salina, una isla de las Eolias famosa por sus extraordinarios paisajes y por el cultivo de las uvas de las que se obtiene la famosa Malvasía.

Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, las Islas Eolias ofrecen un paisaje de ensueño, incluyendo majestuosos acantilados, que se elevan desde el mar, las aguas turquesas y cristalinas.

Aproveche un minicrucero para explorar todas las islas, hasta Pollara, conocida por ser el escenario de «Il Postino», la última película de Troisi.


Cinque Terre, Liguria

Linguria

El nombre Cinque Terre se refiere a una zona costera de Liguria oriental, que da vida a una de las más bellas zonas naturales mediterráneas de Liguria.

Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997, las Cinque Terre toman su nombre de los cinco antiguos pueblos pesqueros locales: Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore.

Estos pueblos, con vistas al mar, se han hecho famosos en todo el mundo por su rara belleza. Tomar el Sentiero Azzurro, un sendero de excursión costero también conocido como «el camino del amor», que conecta las Cinque Terre, a las que se puede llegar en tren, ofreciendo espléndidas vistas del mar.


Porto Recanati, Marche

En el maravilloso escenario del Monte Conero, encontramos Porto Recanati, una encantadora ciudad de la provincia de Macerata, rica en historia y hermosos paisajes circundantes.

Gracias a las políticas de sostenibilidad ambiental aplicadas a lo largo de los años, Porto Recanati ha sido galardonado varias veces con la bandera azul y otros premios diversos. No te pierdas la visita a la Casa Leopardi, lugar de nacimiento del gran poeta Giacomo Leopardi, que nació aquí en 1798, y la antigua residencia de su familia.

Para ver, también la Biblioteca-museo y la casa donde vivió Teresa Fattorini, la «Silvia» de la famosa canción.»


Ostuni, Apulia

En la provincia de Brindisi, Apulia, se encuentra Ostuni, también conocida como la «Ciudad Blanca» por su característico centro histórico, que en su día fue pintado completamente con cal blanca (hoy sólo lo es parcialmente).

Su territorio es parte del sur de Murgia, en la frontera con Salento. Dentro de las murallas defensivas del casco antiguo, entre pequeños patios, plazas y calles estrechas, se pueden redescubrir las viejas tradiciones y los antiguos sabores locales, para una verdadera y auténtica luna de miel en Italia.

Finalmente, el panorama, con los colores del mar en el horizonte, que se mezclan con el verde de los exuberantes olivos, te dejará sin aliento